Cómo hacer que mi perro deje de ladrar en exceso

Como en el caso de los humanos, los ladridos son una forma natural de comunicación para los perros. Sin embargo, es necesario corregir cuando los ladridos de su perro se vuelven excesivos. Y por corrección, esto significa abordar los ladridos indeseables sin gritarle, ya que esto hará que su perro piense que usted está fomentando su aullido.

Para disminuir los ladridos excesivos, pruebe estas estrategias.

Juega a “Tráeme

Los perros no pueden ladrar cuando hay algo en sus bocas. Aprovecha esto llevando a cabo un entrenamiento de juego, animando a tu perro a recuperar un juguete. También puedes hacer que le lleve un “regalo” a alguien más en tu casa o a un visitante.

TIP: Evite darle un juguete a tu perro mientras aún está ladrando. Puede pensar que le está recompensando por hacer un ruido. Espere a que deje de ladrar antes de entregarle el objeto.

Enséñale a ladrar con una orden

Puede usar la palabra “tranquilo” para ordenar a su perro que deje de ladrar. Use una correa, un elogio o una golosina para este ejercicio.

Cuando su perro ladre, diga “tranquilo” con voz calmada y firme, y al mismo tiempo dé un tirón rápido a la correa para distraerlo. Cuando deje de ladrar, dele un premio o un elogio verbal. Repita el ejercicio iniciando el ladrido y empiece a “ladrar” para que siga su correa. Cuando su perro le siga, diga la orden y tire de la correa otra vez. Cuando se calme, elógielo o recompénselo.

Distrae a tu perro

Los perros que ladran excesivamente tienden a caer en el hábito. Rompe ese hábito introduciendo un estímulo más fuerte. Este puede ser un objeto que produzca un sonido más fuerte o un ruido de alta frecuencia que sea desagradable para su perro.

Cuando tu perro ladre irracionalmente, deja caer el objeto frente a él sin hacer obvio de dónde vino. Debería parecer que salió de la nada. Hágalo de forma consistente para que su perro piense que el objeto aparece cada vez que ladra. Sea cual sea el método que utilice, asegúrese de que su perro no descubra quién hizo el sonido para que no le relacione el sonido de distracción con usted y lo conecte con sus ladridos molestos.

Ejercite a su perro con regularidad

Los perros aburridos tienden a tener comportamientos indeseables, uno de ellos es el ladrido excesivo. Mantenga a su perro estimulado sacándolo a pasear todos los días. Proporcione desafíos mentales para que su mente funcione. Montar en bicicleta a su lado o participar en juegos de obediencia o de pastoreo con él son algunas formas de mantener sus engranajes mentales girando. La mayoría de las veces, un perro cansado es un perro tranquilo.

La clave para detener los ladridos excesivos

Como líder de su manada, debe tener confianza en el conocimiento de su compañero canino. Tener una buena comprensión de lo que motiva el aullido de su perro le permite manejar su comportamiento apropiadamente.

Aquí están las 7 razones más comunes por las que los caninos ladran:

  • Alarma – Los perros suelen ladrar para alarmar a sus dueños cuando oyen algún ruido, ya sea en casa o en otro lugar. Esto sucede con perros que tienen instintos de alta vigilancia.
  • Saludo – Ladrar puede ser una manera de que los perros saluden felizmente a las personas y a otros animales. Este feliz ladrido va acompañado de un movimiento de la cola y a veces de saltos.
  • Atención – Intentan comunicar que quieren algo, como golosinas, salir al aire libre o jugar.
  • Miedo – Los perros suelen ladrar cuando algo les asusta o se asustan.
  • Afirmación territorial – A diferencia de los ladridos para alertar a los dueños, este tipo de ladridos tiene como objetivo advertir a los intrusos para que no invadan su territorio.
  • Aburrimiento – Cuando los perros se sienten solos o aburridos por falta de estimulación física o mental, ladran. Este es un tipo de ladrido triste o solitario, similar al llanto.
  • Frustración – Similar a los ladridos por aburrimiento y soledad, es un ladrido triste a menudo acompañado por el paso, la depresión, la destructividad o la eliminación inapropiada. La soledad y la ansiedad por separación son las causas habituales.

Cuando sabes la razón exacta de los ladridos de tu perro, puedes usar la intervención adecuada. Sin embargo, hay ciertas razas que tienden a ladrar excesivamente, especialmente si no están entrenados de manera adecuada.
Entrenar a su perro para que ladre de forma oportuna lleva tiempo y mucha paciencia. Sin embargo, con una práctica consistente y diligente, usted tendrá un compañero canino bien educado.

Deja una respuesta